Blog

Hinchazón, síndrome premenstrual e hiperestrogenismo… Cuando las hormonas se desequilibran…

Artículo de colaboración con Marina Menéndez y Georgina Sánchez González, estudiantes de prácticas del #equiponutrigaby.

Ayyy estrógenos divinos estrógenos, nos hacen sentir con ganas, con energía. Los estrógenos nos dan vidilla. Sin embargo, debido a que su actividad es proliferativa y activadora, un exceso de estrógenos o hiperestrogenismo puede generar muchos problemas, sobre todo problemas inflamatorios crónicos.

El hiperestrogenismo se define como el exceso de estrógenos o bien por una elevación/acumulación de los mismos o bien por la disminución de la progesterona, la hormona que contrarresta y compensa el efecto del estrógeno.

Este equilibrio estrógeno/progesterona es el responsable de muchas alteraciones como el síndrome premenstrual (retención de líquidos, cambios de humor, hinchazón extrema), las reglas dolorosas, irregulares y/o abundantes; ovario poliquístico, miomas y endometriosis y en casos más graves puede aumentar el riesgo de cáncer de mama o endometrio.

Algunos de los síntomas que pueden aparecer debido al exceso de estrógenos son:

  • Síndrome premenstrual (sensibilidad en las mamas, dolor en la zona de los ovarios y el útero, dolor lumbar y en las piernas, fatiga, irritabilidad o depresión, retención de líquidos, dolor de cabeza o migrañas, antojo por alimentos dulces…)
  • Ansiedad, irritabilidad, depresión
  • Miomas, mamas fibrosas, endometriosis, quistes ováricos
  • Pérdida de la libido
  • Sueño poco profundo
  • Contracturas musculares
  • Exceso de flujo vaginal
  • Retención de líquidos
  • Hipotiroidismo o dificultad para perder peso
  • Fase lútea corta o spotting previo a la menstruación “manchados”.

¿Pero, por qué se acumulan los estrógenos? ¿Qué podemos hacer para tener un buen equilibrio hormonal?

El cuerpo humano de forma natural genera estrógenos endógenamente a través del colesterol y la enzima aromatasa, que actúa fragmentando las moléculas de colesterol para convertirlas en estrógenos, porque sí, los estrógenos provienen del colesterol y de la grasa, de allí que sea tan importante tener niveles óptimos de grasa corporal para tener un buen ciclo menstrual y por supuesto comer grasas. La actividad de esta enzima, depende de nuestra alimentación y estilo de vida, con lo que tenemos la posibilidad de influenciar en ella según la forma de nutrirnos.

Aunque los ovarios son los que forman la mayor parte de los estrógenos, hay otros órganos que también la producen (por ello, los hombres, también tienen estrógenos), saliendo de la idea de que los estrógenos sean exclusivos de las mujeres. Estos órganos estrogénicos son los reproductores, el HÍGADO (ya sabemos que es el gran detoxificador de nuestro cuerpo), los osteoblastos, las células musculares, la piel, el tejido adiposo, y las glándulas suprarrenales (ubicadas en los riñones).

No te pierdas aquí la oportunidad de aprender más sobre tu ciclo hormonal…

Las distintas causas del hiperestrogenismo y/o la acumulación de los estrógenos:

  1. Por poca actividad de la hormona compensatoria o déficit de progesterona. Esto suele ser una causa muy común en casi todas las mujeres en edad fértil, y es que, la progesterona (hormona compensatoria de los estrógenos) es sumamente sensible a los niveles de estrés, por ello es fácil notar que en períodos de estrés o crisis emocionales la regla se desordena.
  1. Por resistencia a los receptores de estrógenos. Una hiperproducción de estrógenos puede producir la sobresaturación de sus receptores y el bloqueo de su entrada a las células. Este exceso de estrógenos puede provenir de una producción excesiva o bien de la ingesta de los llamados disruptores endocrinos o xenobióticos, sustancias muy parecidas a los estrógenos que produce tu cuerpo pero que proceden de los pesticidas, aditivos, plásticos, entre otros.
  1. Por mala eliminación de los mismos: los estrógenos se eliminan gracias a la acción del sistema digestivo (intestino) y sobre todo por el hígado, gracias a las fases de detoxificación hepática, principalmente gracias a los procesos de hidroxilación y metilación. En la segunda fase de detoxificación, y casi la más importante, encontramos la metilación. Los metilos son moléculas pequeñas derivadas del metabolismo de aminoácidos como la metionina (aminoácido esencial). Estos metilos se unen con los estrógenos para facilitar su excreción y así evitar que los estrógenos se acumulen en exceso. Una vez metilados los estrógenos, la quinta parte de estos es eliminada por la bilis (hacia el intestino) y el resto por la orina (riñones).
  1. Por disbiosis: la disbiosis o el desequilibrio de la microbiota, puede afectar de forma importante la actividad de ciertos microorganismos gastrointestinales y provocar un aumento de los niveles de estrógeno. Cómo te comentamos anteriormente una vez metilados por el hígado, los estrógenos son eliminados por el intestino gracias al famoso “estroboloma” un conjunto de bacterias capaces de modular la circulación enterohepática de los estrógenos y así influir en los niveles circulantes de estas hormonas y en su excreción. La disbiosis intestinal, podría llevar a la acumulación de los estrógenos en el intestino y posteriormente devolverlos a la sangre, aumentando su concentración en la misma.

¿Qué podemos hacer para mejorar esta condición ?

Lo primero será identificar y tratar las causas que pueden estar detrás del hiperestrogenismo.

Cómo habrás notado, el HIPERESTROGENISMO es SÓLO un SÍNTOMA y no, una propia enfermedad, que se manifiesta cuando existe un sistema desestabilizado, principalmente el sistema nervioso (estrés) o el sistema digestivo/depurativo (papel del intestino/hígado, de la microbiota y de la disbiosis).

Sin embargo, un buen chequeo hormonal e inclusive descartar otras condiciones como el hipotiroidismo será importante.

Sugerimos, además de llevar una alimentación antiinflamatoria, que ayude a promover la eubiosis y el equilibrio de la microbiota, adoptar hábitos depurativos que favorezcan el trabajo de los órganos de eliminación encargados de la eliminación de estrógenos (intestino, hígado y riñones).

En nuestra experiencia, el trabajo debe centrarse en la mejoría de los niveles de inflamación y la mejora del equilibrio de la microbiota intestinal y el metabolismo hepático. Para ello será necesario evaluar al paciente de forma integral y establecer un tratamiento nutricional y de suplementación adecuado.

¿Cómo podemos ayudarte?

Además de sugerirte una alimentación antiinflamatoria (descarga el ebook gratuito aquí) te sugerimos la lectura de nuestros Ebooks “Cuidando mis hormonas” y “Limpiar Para Sanar”, 2 ebooks dedicados a la salud femenina, el equilibrio de las hormonas y el cuidado de los órganos depurativos incluyendo intestino e hígado para la mejoría integral donde aprenderás teoría y práctica sobre ello.

EBOOKS Y DESCARGABLES

nutrición y
salud integrativa

También, si deseas empezar tu proceso de cambio de forma guiada y acompañada por mi parte, te sugiero mis programas, centrados en Alimentación Antiinflamatoria, Salud Digestiva y Microbiota intestinal en los cuales realizamos 4 semanas de trabajo profundo de cambio de hábitos, alimentación y suplementación además de clases, sesiones grupales e individuales.

Recuerda, la clave para sanar y mejorar cualquier proceso de enfermedad, es primero empezar a aceptarla, entenderla y conocer su verdadera raíz. Todos estamos en la capacidad de estar y sentirnos bien, sólo necesitamos las herramientas correctas…

Con amor.

Cuidando mis hormonas

Limpiar para Sanar - Detox y Depuración

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *