Blog, Dieta antiinflamatoria

3 recetas antiinflamatorias y fáciles para este verano…

Comer fresquito, ir a la playa, cocinar poco y sencillo, tomar muchos líquidos y tomar preparaciones ligeras, de eso se trata el verano…Y todo ello es posible al mismo tiempo en que cuidas lo que comes.

En el hemisferio norte y en Granada (España) donde vivo desde hace más de 5 años llega el verano, y con el las altas temperaturas que demandan una alimentación mucho más ligera, fácil, fresca y con ingredientes de la temporada. Pero sobre todo, mucha mucha agua para mantenernos hidratados.

Por eso, estas recetas están llenas de colores y sabores veraniegos pero además cuentan con una cualidad, ser súper sencillas, no requerir de mucho tiempo en la cocina y tener la presencia de ingredientes muy antiinflamatorios.

Además verás que de estas 3 recetas podrás hacer algunas variantes por lo ésto puede convertirse en un verdadero festín de colores, variantes y sabores.

Gazpacho, pero de remolacha

La primera receta es éste gazpacho, que empecé a hacer en en 2018. Para los que no lo conocen el gazpacho es una «sopa fría» a base de tomate, pepino y ajo. Pero ésta variante tiene el extra de remolacha, que me gusta para aportar más nutrientes, más saciedad y además un toque dulce y digestivo que ayuda neutralizar el sabor del pepino y el ajo, que muchas veces resulta un poco indigesto para algunos.

Necesitas (para 4-5 porciones) :

2 remolachas previamente cocidas (aproximadamente 1 y 1/2 taza).

4 tomates medianos (en España uso la variedad perita o «corazón de buey») que según mi frutero, es el mejor para el gazpacho).

1 diente de ajo.

1/2 pimiento/pimentón verde (sin semillas).

1/2 pepino sin piel.

Sal marina, pimienta al gusto.

2 cucharadas de vinagre de jerez, 3-4 cucharadas de aceite de oliva extra virgen.

Agua: la necesaria, pero la menos posible (1/2-1 taza suele ser suficiente).

Procedimiento:

Triturar cada uno de los ingredientes y procesar agregando la cantidad de agua según la consistencia deseada. Yo suelo agregar 1/2 taza pues me gusta algo espeso. Y ¡ Listo! Lo mejor de todo es lo rápido que se hace 👌. Puedes guardarlo en la nevera y se conserva por unos 2-3 días, aunque particularmente me gusta consumirlo pronto.

Este gazpacho lo probé por primera vez en un restaurante de Granada donde se sirve con pistachos pelados y queso de oveja viejo, pero ya esto es opcional, aunque el resultado es increíble. En este caso, lo serví con anchoas y aguacate.

Salmorejo, pero sin pan.

Llevo ya desde el 2019 haciéndolo y repitiéndolo pues se ha convertido el favorito de todos. Aquí la tienes en instagram.

El Salmorejo original proviene de la región de Córdoba (Andalucía, España) es una especie de Crema / Puré frío de tomates, ajo y pan.

Que me perdonen los cordobeses, pero la hemos versionado para que sea más ligera sin gluten y antiinflamatoria.

Necesitas:

Medio kilo de tomates

1 diente de ajo

75 ml de aceite de oliva extra virgen (unas 6 cucharadas)

1/2 calabacín sin piel
1/2 zanahoria

Sal y pimienta al gust

10 ml de vinagre de vino blanco

Ahh una variante: Si le añades adicional 1 remolacha, tendrás un salmorejo de remolacha espectacular.

Procedimiento:

Retirar el pedúnculo de los tomates y si no son orgánicos / eco te recomiendo también quitar la piel. Llevar a una batidora y triturar hasta obtener una crema. Aparte llevar el calabacín y la zanahoria al vapor o al microondas (4 min a potencia máxima) hasta ablandar. Dejar enfriar…

Agregar al puré de tomates junto al resto de los ingredientes (menos el aceite) y llevar de nuevo a la batidora o procesador triturando muy bien para que no queden grumos. Seguir batiendo y al mismo tiempo ir agregando en hilo el aceite de oliva para lograr que emulsione un poco la mezcla. Llevar a la nevera a reposar y enfriar por al menos dos horas.

El salmorejo se sirve tradicionalmente en una plato hondo y se decora con trocitos de jamón, huevo cocido, atún o como a mí que me gusta agregarle también aguacate (es que el aguacate pega con todo ).

Pesto, rico rico, con o sin lácteos.

La albahaca es una hierba aromática típica de la época de sol y verano en el mediterráneo. De allí que los italianos la usen tanto para la famosa salsa pesto. La albahaca además es de las hierbas más digestivas y a la vez calmantes que existen y esta salsa contiene la sinergia de 3 maravillosos ingredientes antioxidantes y antiinflamatorios, la albahaca + el aceite de oliva extra virgen + nueces y ajo.

OjO, no se compara ni en sabor ni en propiedades al pesto que te venden envasado el cual suele ser a base de aceite de oliva refinado y con mínimas propiedades.

Necesitas :

3 tazas de hojas de albahaca (deshoja la albahaca, lava las hojas y luego escúrrelas muy muy bien). Mientras más secas estén mejor.

1/2 taza de aceite de oliva extra virgen.

1 diente de ajo.
1/2 taza de piñones o nueces

1/4 de taza de levadura nutricional inactiva (sustituto vegano del queso que no es igual a la levadura de cerveza) o si tomas lácteos te recomiendo queso de oveja o cabra bien curado rallado.

Sal y pimienta negra al gusto

Extra tip : me gusta agregarle el zumo de 1/2 limón para ayudarle a mantener su color verde y evitar la oxidación…

Procedimiento:

Tritura todo en la batidora, thermomix o procesador y guarda en un envase de vidrio en la nevera con un poco de aceite de oliva por encima para cubrir la superficie. De esta forma puede durarte hasta 2 semanas bien manipulada.

Sirve para tomar con pasta (que sugiero sin gluten o a base de sarraceno, legumbres o arroz) o para hacer la famosa Ensalada Capressa.

¿Quieres más recetas? ¿Te ha gustado? Espero que sí.

A este artículo le siguen otros dedicados a los postres y helados veraniegos, fáciles y compatibles con la alimentación antiinflamatoria y a las bebidas frescas antiinflamatorias y antioxidantes, que nos vendrán muy muy bien este veranito o para cualquier época del año en que queramos disfrutarlos.

Espero que disfrutes de esta y todas las temporadas del año, yo estoy haciendo las paces con el calor y el verano (que no son mis preferidas) pero como ves, sigo disfrutando del buen comer….

Con amor,

Gaby

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *